Vienen por todo.

Construyeron una sociedad donde cada uno se preocupa de lo que pasa en su pequeño mundo, no importa que se esté cayendo la casa del vecino salvo que se caiga arriba de mi casa. Entonces ahí sí voy a alzar la voz.

La gente que en los últimos doce años estuvo consumiendo televisión y encima de hacerlo consumían a los grandes medios hegemónicos, están llenos de odio. Los hicieron odiar tanto que hasta odian sus derechos. 

Construyeron una sociedad donde cada uno se preocupa de lo que pasa en su pequeño mundo, no importa que se esté cayendo la casa del vecino salvo que se caiga arriba de mi casa. Entonces ahí sí voy a alzar la voz. 

Los maestros en Argentina están luchando no solo por una mejora salarial sino también ante el evidente vaciamiento de la escuela pública, donde el propio Presidente Mauricio Macri dice que existe una gran diferencia entre quien puede mandar a sus hijos a la escuela privada y el “que tiene que caer en la escuela pública”. En un país donde la escuela privada está en parte subsidiada por el estado estas declaraciones son repudiables. 

Y mientras esta lucha se lleva adelante hay una parte de la sociedad que los apoya, que los acompaña en las marchas, que comparte la injusticia que están, estamos viviendo. 

Pero hay otra parte que los trata de piqueteros y si vamos a buscar una definición de piqueteros encontramos que Se conoce como piqueteros a activistas de la Argentina que originalmente proveniendo de movimientos de trabajadores desocupados se caracterizan principalmente por hacer imposibilitar total o parcialmente la circulación por calles, caminos o rutas como forma de protesta social”  

Un término claramente estigmatizante, porque cortan las calles, no importa que sea gente sin trabajo cortando la calle, cortan la calle. Y no es inocente que llamen a los docentes piqueteros. 
Y si bien gran parte del medio artístico, los actores, músicos apoyaron esta causa, hubo otros que no, y ahora les toca a ellos, armaron una investigación poco creíble sobre el director del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) y lo restituyeron de su cargo. Por supuesto que toda la comunidad del cine salió a defenderlo y a denunciar un intento de vaciamiento. Leo gente en Internet que reclama que se les devuelva el 10% que se saca por entrada. A eso hemos llegado. 

Y ahora muchos actores y directores afines al gobierno salen a denunciar una “opereta” y circulan videos en apoyo al cine nacional. Y claro que vamos a salir hablar por ellos también, porque esto es un golpe certero a la cultura, primero la educación, ahora la cultura.

Pero empecemos a abrir los ojos porque vienen por los derechos de todos. No podemos ser una sociedad sumisa que se deja avasallar una y otra vez o que reacciona cuando sus intereses están en juego.

Hablemos de lo que pasa.

Estamos viviendo en una sociedad que diariamente se ve vulnerada en sus derechos.

Las políticas que aplicó el gobierno neoliberal de Mauricio Macri fueron un duro golpe para la economía regional. Al abrir las importaciones muchas fábricas se ven afectadas, suspenden a trabajadores, echan a otros, cierran.

La luz, el agua y el gas aumentaron, llegando en algunos casos al 400% 

Los alimentos de la canasta básica como la leche, el aceite, el pan, ni hablemos de la carne, también sufrieron aumentos.

El transporte público también arriba.

Una de las primeras medidas de este gobierno fue quitarle las retenciones al sector agropecuario, si hasta el momento había una redistribución de la riqueza, ahora volvían a tener el poder, pueden explotar la tierra y hacer sus negocios sin aportar nada al estado. Y es al menos extraño, cualquiera que quiera ponerse un local de ropa, carnicería, joyería o el rubro que se les venga a la mente sabe que tendrá que pagar ciertos impuestos. ¿Por qué no te lo cuentan de esta manera? Porque no les conviene, fue hasta gracioso cuando te dabas cuenta de cómo la  caja boba  los había convencido que la gente salió con carteles de “Todos somos el campo”. Ja. 

Hace unos días la policía entró en una Universidad a la fuerza y se llevaron al presidente del centro de estudiantes y a otros alumnos detenidos, fue tal el rechazo de la sociedad que el propio Gobernador de la provincia, Gerardo Morales, salió a repudiar el hecho, como si la detención arbitraria de la dirigente social Milagro Sala no fuera suficiente prueba para saber que esa provincia está manejada por una mafia que hace y deshace a su antojo. Pero esto roza la memoria colectiva de aquella época negra de nuestra historia. 

La policía ya había reprimido en un comedor en Lanús donde los niños y adultos fueron violentados, una mujer embarazada perdió a su hijo pero ¿Salió en los titulares? Tampoco les convenía.

Y la policía nuevamente que no quiere perder el protagonismo reprimiendo a docentes que están reclamando por mejoras salariales a un gobierno que ataca la educación pública, que la desprecia, quizás porque representa que los pobres serán más difíciles de disuadir, es peligroso enseñarle a pensar a la gente, hablarle de sus derechos, esa gente no se deja engañar fácilmente.

Y ni hablemos de esa parte de la sociedad que sigue defendiendo esta política, aún cuando pueden sentir que la plata ya no les alcanza como antes, que defienden la represión en las marchas sin saber que ellos también están luchando por tus derechos, pero te convencieron que tus compañeros son tu enemigo, que no dejan que el país avance, no, ¿Sabes que pasa? Te convencieron de que la gente que pelea por tus derechos, los de la salud y la educación pública, los de tu mamá, tus abuelos, la industria nacional, todos ellos y más en realidad están  frenando el crecimiento de la economía, y no, están frenando un atropello a los derechos de de los trabajadores, están frenando las políticas abusivas de un gobierno que solo necesitó 1 año y medio para endeudarnos como no sucedía desde la dictadura cívico militar.

Esto es Argentina hoy. 

¿Hay una grieta? Si claro, la gente que va a defender todo lo conseguido, y la gente que va defender lo conseguido si solo si eso está directamente ligado a su propio interés. Pero a ellos les voy a dedicar una entrada completa.

Luchá mujer.

Primero estamos donde podemos.

Después estamos donde tenemos.

Y por fin nos encontramos donde queremos.

El cuestionamiento que viene de una parte de la sociedad que está limitada por reglas patriarcales; ya sean hombres o mujeres, deja de tener peso y en cambio prestas atención a esas situaciones cotidianas donde se ve reflejado. 

El plomero que vino a arreglar el calefón me preguntó si vivía sola y al escuchar mi respuesta afirmativa me preguntó si no me aburría, y luego de mirarlo desconcertada le respondí que me alegraba poder estar sola a lo cual, no tuvo mejor idea que añadir -Podes andar desnuda por la casa. ¿?

Es decir que este señor pensó que me aburría sola mientras lo divertido era andar desnuda por la casa. ¿¿?? 

Dejando de lado la cosificación del cuerpo y la imagen de la mujer, lo que me pareció más violento fue la subestimación intelectual. La subestimación que viene de un retrógrado machista que se expresa con un lenguaje burdo queriendo sonar gracioso.

Regresé al living donde había estado leyendo y no volví a dirigirle la palabra hasta que se retiró. 

¿Les suena como algo que dejarían pasar sin analizarlo demasiado? A mi también. Pero si queremos empezar a entender hasta que punto el machismo se palpita en las ínfimas actividades, tenemos que abrir los ojos y dejar de creer que si nos rebelamos ante esas reglas vamos a ser acusadas y quemadas por brujas, ya sucedió y atras de esas vinieron otras que tampoco se callaron y vamos a seguir apareciendo porque nos matan igual, todos los días, nos golpean, nos queman vivas, nos violan, nuestra pareja cree que puede controlarnos, revisarnos el celular y hasta alguna amiga lo justifica -Te cela porque te quiere.

En Argentina una mujer es asesinada cada 18 horas. 

18 horas.

Si esperamos que los hombres nos acompañen en esta lucha aunque sea desde la sombra, tenemos que empezar por sacarle el chip a todas esas mujeres que tienen hijos porque la sociedad espera que seamos madres, se casan con personas que no aman por el simple hecho de qué pensará la sociedad si nunca se casó. Harta de escuchar a mujeres hablando mal de otras mujeres. “La mina es una puta porque le sacó el marido a la otra”  como si la mujer tuviera un poder oculto que hace que los hombres, generalmente, caigan poseídos por sus encantos, como si ellos no tuvieran una pulsión propia, son las mujeres las que los arrastran a cometer “aquellos actos ilícitos”. Y cuidado con las mujeres que se sienten cómodas expresando el placer que les genera una relación sexual, “esas son unas putas que se acostaron con medio mundo”. 

Creo que el cambio pasa por hacerle entender a los hombres que tenemos en nuestro círculo cercano, o los que el universo decide ponerte delante en cualquier circunstancia, que no somos una minoría débil que necesita ser protegida y cuidada, no estamos ni atrás ni adelante, estamos al lado, hombro con hombro, preparadas para la lucha. 

Tenemos que liberarnos de las cadenas que nos fueron transmitiendo de generación en generación. 

Cuanto más quieran callarnos más lucharemos.